Cabañeros
Blog,  Cabañeros

Parque Nacional de Cabañeros

¿Dónde está?

El Parque Nacional de Cabañeros se encuentra en los Montes de Toledo, al oeste de Castilla la Mancha entre las provincias de Toledo y Ciudad Real. (al noroeste de la provincia de Ciudad Real y suroeste de Toledo).

Está limitado por las sierras de Rocigalgo y el Chorrito, al norte, y la sierra de Miraflores al sur; al este por el río Bullaque y al oeste por el río Estena, ambos afluentes del río Guadiana. El parque cuenta con los macizos del Chorrito y Rocigalgo (1448 metros).

Cabañeros junto con las Tablas de Daimiel, son los dos parques nacionales que existen en la Mancha.

El nombre de Cabañeros viene dado por las chozas o cabañas utilizadas durante siglos por los pobladores de los Montes de Toledo, como refugio temporal pora los pastores y carboneros.

Historia del parque

En 1982, Cabañeros está en el punto de mira debido a la intención de crear un campo para maniobras y tiro del Ejército. La fuerte oposición popular hizo que el proyecto no se llevara a cabo y en el año 1988 se declaró el parque natural de Cabañeros por la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha aunque no fue declarado parque nacional de Cabañeros hasta el año 1995. El parque tiene una extensión de 40.856 hectáreas.

Además cuenta con otras figuras de protección como Zona de Especial Protección para Aves (ZEPA) y Lugar de Importancia Comunitaria (LIC)

Los municipios que se encuentran dentro de la reserva son 6, dos de la provincia de Toledo, Hontanar y Los Navalucillos, y cuatro de la provincia de Ciudad Real, Alcoba de los Montes, Horcajo de los Montes, Navas de Estena y Retuerta del Bullaque.

El Parque Nacional de Cabañeros cuenta con varios centros de visitantes, museos y puntos de información. El acceso es libre y gratuito.

Si quieres más información haz clic en el siguiente enlace: http://www.visitacabaneros.es/centros-visitantes_lavisita_68.html

Flora y Fauna

Cabañeros
Cabañeros

La principal característica de la zona es el bosque y matorral mediterráneo. Este bosque se encuentra en regiones con clima mediterráneo donde los inviernos son templados, los veranos cálidos, el otoño y la primavera son las estaciones de lluvia.

Las encinas y alcornoques forman el bosque de Cabañeros junto a su sotobosque formado por jaras, romero y brezos. Algunas curiosidades de la vegetación son las lauredas del Terciario o plantas carnívoras que se encuentran en pequeños humedales.

La fauna es muy variada. En este parque habitan diferentes especies de aves como el águila real e imperial, buitre negro y leonados. Así como especies de menor tamaño como el milano negro y real, calandria, la cogujada montesina, la terrera o la perdiz roja.

Los grandes mamíferos como el ciervo son uno de los atractivos del parque sobre todo durante la berrea en otoño. También se encuentra jabalíes y zorros. En las zonas más altas, próximas al macizo del Rocigalgo, es posible encontrar a la cabra montés y en los bosques a los corzos.

Pequeños carnívoros como el gato montés, la gineta, la garduña, el meloncillo o el tejón que compiten con el lince ibérico por su principal presa, el conejo.

En los ríos y arroyos encontramos peces endémicos como el jarabugo, el calandino o la colmilleja y anfibios como el tritón ibérico o la salamandra común.

Estas, son alguna de las especies que conviven en este entorno.

Curiosidades Geológicas

A pesar de no estar considerado como geoparque, Cabañeros cuenta con una geología y una gran riqueza paleontológica.

Desde el punto de vista geológico, se sitúa en la Zona Centro Ibérica (ZCI), donde tenemos afloramientos de uno de las materiales más antiguos de la Península Ibérica, corresponden al Precámbrico (hace 650 millones de años).

Para comprender mejor la formación geológica de Cabañeros, debemos remontarnos hasta el Precámbrico y el Cámbrico,  cuando la zona de Cabañeros se encontraba en un ambiente marino,  sumergido bajo el mar, hace unos 600 millones de años. 

Al final del Precámbrico debido a los procesos tectónico, se produce un ascenso del propio fondo marino y una emersión  de los sedimentos depositados que salen a la superficie por estos movimientos geológicos. Debido a los procesos geológicos estos sedimentos se transforman en pizarras y areniscas, (conocidas en  términos geológicos como “Pizarras del Pusa” y “Areniscas del Azorejo”).

Cabañeros
Cabañeros

Posteriormente durante el Cámbrico medio y el comienzo del  Ordovícico, se produce una etapa de plegamiento de los  materiales ya emergidos, el territorio está fuera del mar y se produce  una intensa erosión de estos fondos marinos expuestos a la intemperie.  Durante el Ordovícico y el Silúrico el mar vuelve a invadir la tierra (trasgresión marina) e inunda de  nuevo estos territorios, depositando sedimentos sobre las rocas  sumergidas. Este fenómeno es fácilmente observable en el paraje del “Boquerón del río Estena”.

De nuevo se van sumergiendo la tierra, y se van depositando primero los sedimentos de grano más grueso (cuarcitas armoricanas)  y al final de la inmersión, cuando la profundidad es muy elevada se  depositan barros finos que tras el proceso de mitificación darán las  actuales pizarras negras.

Estos  Materiales debido a su origen marino, presentan importantes yacimientos  paleontológicos donde encontramos 250 especies de algunos de los  primeros habitantes del planeta Tierra: trilobites , cefalópodos, graptolitos , braquiópodos, moluscos, equinodermos, bivalvos y  que conformaban los ecosistemas  de hace  500 millones de años. Durante la Orogenia Hercínica (400 m.a.) hay un plegamiento de los sedimentos y una emersión de los  fondos marinos que ya nunca más volvieron a sumergirse bajo el mar.  Desde entonces la elevada cordillera de los Montes de Toledo con varios  miles de metros de altura comenzó a erosionarse y a perder altura hasta  la situación actual.

Fosil de Cabañeros
Icnofósil de gusano (Cabañeros)

En esta época tras miles de años de erosión, se  dan los fenómenos de intrusión y aparecen otros materiales como  granitos y metamorfismo que cambian el paisaje y son los responsables de  muchos de los yacimientos de diversos minerales encontrados en la zona  de Cabañeros.

A comienzos del cuaternario el clima comienza a ser un clima seco y frío con  largos periodos de lluvias torrenciales que fueron el origen de las  grandes acumulaciones de cantos rodados y arcillas que poco a poco  fueron colmatando los valles entre las formaciones montañosas, y que en la actualidad, constituyen la raña.

El paisaje de Cabañeros por lo tanto, está formado como un relieve “apalachense”,  en el que se alternan las sierras con afloramientos de cuarcita  armoricana, debido a la dureza y resistencia a la erosión que oponen  estas unidades  y que ocupa la mayor parte de la superficie del parque. Su altura oscila entre los 650 y los 1448 metros, siendo la cumbre más alta el  Rocigalgo (1448).

Y las unidades paleozoicas la raña, una gran llanura de aproximadamente 8000 hectáreas, utilizada actualmente para cultivo, cuyo origen es el relleno de la cuenca con materiales circundantes que se produjo hace unos 3 millones de años.

Parque Nacional de Cabañeros
Cabañeros

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *