mapa
Aragón,  Blog,  España,  Huesca,  Ordesa y Monte Perdido

Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido

¿Dónde está?

El Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido (en aragonés Parque nacional d’Ordesa y d’as Tres Serols) está situado en el sector central de los Pirineos. Se encuentra en la comarca del Sobrarbe, provincia de Huesca, Aragón.

Historia del parque

Parque nacional
Parque Nacional Ordesa y Monte Perdido

El 16 de agosto de 1918 mediante el Real Decreto 16-08-1918 con el nombre de «Valle de Ordesa» fue declarado Parque Nacional, convirtiéndose así en el segundo parque nacional de España. Esto se llevó a cabo gracias a los esfuerzos de Lucien Briet, un fotógrafo y escritor francés enamorado del Pirineo que con su trabajo contribuyó a la creación de este parque. Si quieres saber más sobre Lucien Briet haz clizk en el siguiente enlace: https://es.wikipedia.org/wiki/Lucien_Briet

Este parque cuenta con varias figuras de protección como Reserva de la Biosfera declarada en 1977, Zona de Especial Protección para las Aves (ZEPA) en el año 1988 y en 1997 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Otra figura de protección con la que cuenta es Lugares de importancia comunitaria (LIC).

La superficie que ocupa el parque nacional de Ordesa y Monte Perdido es de 15.608 hectáreas y la zona de protección periférica cuenta con 19.679 hectáreas. Los municipios que se encuentran dentro del parque son los términos municipales de Broto, Bielsa, Fanlo, Puértolas, Tella-Sin y Torla-Ordesa.

En el pueblo de Torla se encuentra el centro del visitante e interpretación del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido. Si quieres saber más sobre este centro haz click en el siguiente enlace: http://www.turismo-ordesa.com/que-visitar/detalle/6/centro-de-visitantes-del-pnom#ancla

Flora y Fauna

Debido a su orografía, el parque de Ordesa y Monte Perdido cuenta con una mezcla de climas que dan lugar a  diferentes especies vegetales. De este modo tenemos vegetación mediterránea que penetra en las partes más bajas como en Añisclo o Escuaín, submediterránea en los cresteríos pedregosos calizos, los «pozos de oceaneidad» con presencia de plantas propias de ambientes más cercanos al Cantábrico, y vegetación de ambiente alpino de las altas cumbres.

Buitre loado
Buitre leonado

Los bosques, los cuales ocupan un 20% de la superficie del parque están compuestos por diferentes especies vegetales. En función de la altitud tenemos de 800-1700 metros, hayas (Fagus sylvatica), abeto blanco (Abies alba), pino silvestre (Pinus sylvestris), quejigo (Quercus subpyrenaica), tremolines (Populus tremula), con menor presencia de abedules (Betula pendula), fresnos (Fraxinus excelsior), sauces (Salix elaeagnos), avellanos (Corylus avellana) e incluso carrascas (Quercus rotundifolia) en la parte más baja, mientras que en la franja superior, hasta los 2000 m, domina el pino negro (Pinus uncinata).

En los pastos de altura que se encuentran entre 2000 y 2700 m, dominan las festuca y la famosa flor de las nieves (Leontopodium alpinum).

La fauna más característica del parque son los mamíferos. Grandes como el rebeco, corzo, el jabalí, el ciervo, el oso pardo… y pequeños mamíferos como nutrias, zorros, ginetas, marmotas, gatos monteses, garduñas, lirones, tejones, ardillas, ratones de campo, hurones, topillos, musarañas, desmán de los Pirineos

Las aves que sobrevuelan el parque son uno de los atractivos turísticos. En los desfiladeros de los valles se encuentran los quebrantahuesos, una de las aves más grandes del planeta. Además está presente también el águila real, el depredador más considerable de los cielos del parque, el buitre leonado, el buitre negro, el alimoche, milano real, milano negro, águila culebrera, todos ellos depredadores de la abundante marmota.

Los anfibios característicos del parque de Ordesa y Monte Perdidoson es la rana pyrenaica, endemismo del Pirineo que vive en torrentes de agua limpia y el tritón pirenaico, que nos indica si el agua es pura o no.

Curiosidades Geológicas

En la actualidad, los Pirineos son una cordillera montañosa que hace de frontera natural entre Francia y España. El origen de esta cordillera se desarrolló a lo largo de 250 millones de años y se dividen en dos ciclos para poder explicar su formación.

En la primera etapa de los Pirineos se da durante la era paleozoica. Hace 450 millones de años, las placas tectónicas se encontraban en otra posición totalmente diferente a la actual. Entre las placas se encontraba un mar en los cuales se fueron acumulando rocas sedimentarias. A finales de la era paleozoica, durante el Carbonífero, la colisión de estas antiguas placas dio lugar a la formación de una gran cordillera, llamada Cadena Varisca cuyos restos erosionados constituyen gran parte del occidente de la Península Ibérica hoy en día. En la zona que corresponde a los Pirineos también sufrió una gran erosión hace 270 millones de años en el Pérmico. Sobre esta superficie de erosión en la que se depositaron los sedimentos de las rocas mesozoicas y cenozoicas, es una gran discordancia que se puede observar hoy en el valle de La Larri.

En la segunda etapa de la formación de los Pirineos comienza con la colisión de la placa Ibérica con la Europea, dando lugar a la orogenia alpina que se inició hace 80 millones de años y finalizó hace 20.

Esta deformación duró aproximadamente 60 millones de años y se fue dando en peñas etapas al mismo tiempo que se producía la sedimentación de otros materiales. Durante este tiempo según se iban acercando las placas se fueron comprimiendo las capas de sedimentos que se habían cumulado entre ambas y que ya se habían convertido en roca. Bajo estos esfuerzos las rocas se plegaron y se apilaron engrosando así la corteza terrestre que formó la cordillera. En este proceso también se formaron fallas normales como consecuencia de los esfuerzos y levantó las altas cumbres de los Pirineos como Monte Perdido (3. 355m), el macizo calcáreo más alto de Europa.

El relieve actual del parque nacional de Ordesa y Monte Perdido, está esculpido por los glaciares y posteriormente por la acción fluvial en los diferentes valles del parque.

No es de estrañar que tras esta historia geológica en el Parque Nacional de Ordesa se encuentre una gran variedad de rocas, desde rocas ígneas como los granitos de Bielsa hasta rocas metamórficas que aparecen en el valle de La Larri y Gavarnie, siendo las rocas sedimentarias las más abundantes.

Parque Ncional de Ordesa y Monte Perdido
Parque Ncional de Ordesa y Monte Perdido

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *